La clave para seguir jugando: de lo analógico a lo digital

30 Abr 2021

Nos situamos en marzo del año 2020. Estábamos a punto de ver explotar un problema que en sus orígenes considerábamos lejano: el “Sars coronavirus 2”, o lo que conocemos popularmente como “COVID-19”.

En un momento en el que el miedo y las restricciones se impusieron, tuvimos que detenernos un instante. Parar de golpe toda actividad económica y social para que los hospitales pudieran liberar la saturación que en esos momentos estábamos viviendo con angustia.

Y es que a eso nos referimos: al parón.

El no poder salir de casa si no era para comprar o trabajar fue el detonante de tener que transformarse radicalmente para muchos sectores. De la noche a la mañana las interacciones sociales quedaron reducidas a las personas con las que convivíamos en nuestro domicilio, o bien con las que nos conectábamos a través del canal online.

En definitiva, para el sector de los eventos una cosa era evidente: no había otra opción. Si queríamos seguir dando servicio, debíamos de trasladar nuestro trabajo a las plataformas digitales.

Además, había ciertas cosas que no podían demorarse más. Hablamos de la formación de los profesionales de campos como la medicina o la organización de congresos. El hecho de tener que cambiar drásticamente el modelo formativo a través de la plataforma de congresos online supuso un cambio radical en la forma de trabajar de nuestros clientes. Muchos se sintieron reacios al cambio, como suele ocurrir cuando te ves forzado a cambiar algo de manera involuntaria. Pero así tuvo que ser.

Nuestros clientes siempre habían apostado por el trato presencial. Daba igual tener que dedicar tiempo a viajar desde Valencia a Madrid para acudir a un evento formativo. Daba igual emplear una serie de recursos adicionales para poder asistir personalmente a cada una de las reuniones.

Sin embargo, también se abrieron nuevas oportunidades. La apuesta por la formación online ha traído consigo una serie de ventajas en las que pocas veces habíamos reparado: Se hizo posible acceder a un mayor público, se redujeron los procesos y se abarataron costes. En definitiva, ahorramos en tiempo y recursos y con ello aumentamos la productividad.

Llegamos a alcanzar a un público que de otra manera hubiese sido impensable: en Latinoamérica siguieron de primera mano nuestras formaciones gracias a nuestra plataforma de congresos online. Gente que no tiene la capacidad de costearse un viaje o tiempo para hacerlo, ha podido seguir la formación de nuestros clientes.

Con el progresivo levantamiento de las restricciones, avanzamos hacia un nuevo modelo de trabajo: los eventos híbridos. 

Los eventos híbridos son aquellos que combinan la parte presencial tradicional con la edición simultánea vía online. Cuenta con la ventaja de que los espectadores que sigan un evento híbrido a través de internet, van a ser capaces de interactuar con los ponentes o con el público que se encuentre in situ de manera rápida y sencilla.

Además los eventos híbridos tienen una ventaja muy importante a tener en cuenta: el directo y el diferido. Esto quiere decir que en el caso de que asistamos a congresos con numerosas salas y ponentes, no tendremos la obligación de elegir si acudimos a una charla o ponencia determinada. Podremos asistir en diferido a la conferencia que fue impartida a la misma hora que aquélla que decidimos ver.

Los eventos híbridos, al igual que los tradicionales, tienen la posibilidad de controlar a los asistentes, el control de tiempo de los ponentes, el aforo y los créditos de formación.

Por último, cabe recordar que los eventos híbridos contribuyen con el impacto ambiental. La reducción de transportes genera que se consuman menos combustibles fósiles, de manera que los servicios de eventos en la red son energías limpias no contaminantes. Contribuyen con la digitalización a la eliminación progresiva del papel y otros recursos contaminantes.

En definitiva, los eventos híbridos han venido para quedarse, ya que en líneas generales han facilitado la vida de muchas personas que han podido continuar con su evento o formación pese a las restricciones. También han alcanzado a un nuevo público al borrar las fronteras entre territorios.

En el caso de España, algunos profesionales de la medicina como es el caso de los profesionales sanitarios, complicado que abandonen su puesto de trabajo desplazándose a otro lugar y dejando sin un eventual servicio a un hospital. Esta situación podía suponer un handicap a la hora de celebrar formaciones presenciales, que gracias a la retransmisión en streaming de sus ponencias, han contribuido de manera notable a la formación de otros profesionales.

Pero también somos conscientes de que los congresos online han limitado esa relación social de los cáterings o las relaciones con compañeros de sector a los cuales solo veíamos en congresos anuales. Hemos perdido de vista a algunos de nuestros amigos y eso en el fondo nos provoca cierta nostalgia.

Para solucionar ese problema, se ha trabajado de lleno en la interacción social de los eventos online. Es el caso de la habilitación de chats, expositores o las interacciones con ponentes.

Así que os ofrecemos las soluciones necesarias para seguir funcionando. Si quieres formar parte de este proyecto y organizar un evento híbrido, esta es tu solución de confianza.